Busque en nuestro sitio

En una mesa redonda de Naciones Unidas, un grupo de constructores, ingenieros y arquitectos dio a conocer un concepto para una ciudad flotante que puede albergar a unos 10,000 residentes y puede soportar huracanes categoría 5.

3 de Abril, 2019.


Compartir

  • La ciudad está construida para soportar desastres naturales como inundaciones, tsunamis y huracanes.
  • El diseño proviene del arquitecto Bjarke Ingels y del constructor de ciudades flotantes Oceanix.
  • El miércoles, en una mesa redonda, la ONU dijo que las ciudades flotantes podrían ayudar a proteger a las personas del aumento del nivel del mar al tiempo que abordan la falta de viviendas asequibles en las principales ciudades.

Lo que alguna vez pareció la visión de los millonarios de la tecnología y los arquitectos idealistas pronto podría convertirse en una solución concreta para enfrentar uno de los desafíos más apremiantes del mundo.

Marc Collins, CEO de Oceanix, una compañía que construye estructuras flotantes, señaló que "no solo estamos teorizando" y añadió que la empresa cree que un proyecto de ciudad flotante abordaría la grave escasez de viviendas y las amenazas del aumento del nivel del mar. Las estructuras en sí estarían diseñadas para soportar todo tipo de desastres naturales, incluidas inundaciones, tsunamis y huracanes de categoría 5.

La ciudad sería esencialmente una colección de plataformas hexagonales que pueden albergar a alrededor de 300 residentes.

Los hexágonos son considerados como una de las formas arquitectónicas más eficientes, como en una colmena. Al diseñar cada plataforma como un hexágono, los constructores esperan minimizar el uso de materiales.

Los diseñadores consideran que un grupo de seis plataformas es un "pueblo". La ciudad entera contendría seis aldeas, para un total de alrededor de 10,000 residentes, número ideal para lograr "plena autonomía" al producir su propia energía, agua dulce y calor.

Las aldeas no permitirían coches ni camiones con altas emisiones

"Esto no se parece a Manhattan", dijo Collins a la ONU. "No hay coches".

Sin embargo, el diseño podría permitir vehículos sin conductor, y la ciudad podría experimentar con nuevas tecnologías, como las entregas de aviones no tripulados.

La ciudad no contendría ningún camión de basura. En cambio, los tubos de basura neumáticos transportarían la basura a una estación de clasificación, donde podría ser identificada y reutilizada.

Autosuficiencia de alimentos a través de cultivos oceánicos

El concepto requiere "cultivo oceánico", que implicaría cultivar alimentos debajo de la superficie del agua.

Las jaulas debajo de las plataformas podrían cosechar vieiras, algas marinas u otras formas de mariscos. Los sistemas utilizarían los desechos del pescado para ayudar a fertilizar las plantas, mientras que las granjas verticales generarían productos durante todo el año. Ambas tecnologías también podrían ayudar a la ciudad a mantenerse autosuficiente durante un huracán u otro desastre natural.

En general, el objetivo es reducir el desperdicio y producir toda la comida necesaria para alimentar a los habitantes de la ciudad.

Aunque se conoce como una "ciudad flotante", la comunidad en realidad estaría amarrada al fondo del océano.

Oceanix visualiza las aldeas a una milla de las principales ciudades costeras. Las plataformas también podrían ser remolcadas a lugares más seguros en caso de un desastre.

Las plataformas serían reforzadas por Biorock, un material creado al exponer minerales bajo el agua a una corriente eléctrica. Esto lleva a la formación de un revestimiento de piedra caliza que es tres veces más duro que el concreto, pero que aún puede hacerse flotar. La sustancia se vuelve más fuerte con la edad e incluso puede repararse a sí misma siempre que esté expuesta a la corriente. Esto permite soportar condiciones climáticas adversas.

La ciudad también podría contener un sistema de acuíferos que extrae el agua limpia del aire.

En un escenario de desastre, los generadores de máquinas podrían extraer el aire de la atmósfera, condensarlo en agua y filtrarlo en busca de impurezas como metales o bacterias.

La ciudad no contendría edificios altos. Para mantener un centro de gravedad bajo, los edificios tendrían entre cuatro y siete pisos.

Además de los hogares, la ciudad contaría con un centro espiritual, un centro cultural y una biblioteca comunitaria, donde los residentes podrían alquilar computadoras, bicicletas y libros.

Todos los edificios serían construidos con materiales sostenibles como madera y bambú. También están diseñados para ser desmontados para que las futuras generaciones de arquitectos puedan reconfigurar el concepto.

Los diseñadores reconocen, por supuesto, que la mayoría de las personas continuarán viviendo en tierra en el futuro.

No todos estarían dispuestos a vivir en el agua, por supuesto, pero aquellos que no pueden pagar alquileres altos en las grandes ciudades o que desean una situación de vida que sea menos vulnerable a los desastres naturales podrían beneficiarse de este concepto.

"Lograr un concepto de ciudad flotante es difícil, pero está al alcance de la mano, aunque sería algo parecido a aterrizar en la luna."

 


Compartir

Noticias ONU-Habitat

Las noticias más importantes de ONU-Habitat

Entrar

Temas urbanos

Centro de recursos y formación de ONU-Habitat

Acceder

Redes Sociales

Síguenos en Facebook y Twitter

FacebookTwitter

Busque en nuestro sitio